Reseña histórica del tenis

HISTORIA DEL TENIS

Si bien hay antecedentes de juegos similares al tenis en la antigua Roma y en Grecia, el deporte como lo conocemos hoy nació de un juego llamado Paume, en el que en vez de raqueta se utilizaban guantes, convirtiéndose rápidamente en uno de los pasatiempos favoritos de la nobleza francesa. Se cree que los orígenes del Paume se remontan a alrededor del año 1350.

En 1873 un militar inglés, el mayor Walter Clopton Wingfield, preparó un nuevo reglamento del Paume y le cambió el nombre, usando la palabra griega Sphairistiké ("jugando con bola") en recuerdo de los antiguos juegos helenos, y fueron los ingleses, junto con sus colonias, quienes extendieron su práctica, seguidos al poco tiempo por Estados Unidos donde se construyeron las primeras pistas en 1874.. El nombre no duró demasiado, y lo sustituyó en 1875 por "lawn-tennis", dado que entonces este deporte se practicaba sobre un campo de hierba, en particular aquellos que se usaban para el cricket. Pronto quedó simplemente como "tennis" pues ya se jugaba sobre cemento, tierra e incluso madera. La palabra "tennis" proviene del vocablo francés "tenez", con el que el jugador que servía la pelota prevenía a su adversario de que iba a lanzar.

Entre las reglas creadas por Wingfield estaban la existencia de una pista de mayores dimensiones que las actuales, una red elevada por encima de las cabezas y un sistema de puntuación en el que ganaba el jugador en llegar primero a quince tantos con su servicio. En 1875 se introdujo la línea de saque y se rebajó la altura de la red, y dos años más tarde se cambió a una pista rectangular ya con las medidas actuales (23,77 m de longitud por 8,23 m de anchura), se volvió a bajar la red hasta una altura de un metro y se marcó la línea de saque a una distancia de la red de 7,92 m. En 1878 se estableció el sistema de puntuación moderno, aunque algunos conceptos como el tiebreak y el segundo servicio fueron posteriores. Las primeras reglas sobre las pelotas, que al principio eran de caucho, datan de 1920 y hacían referencia a su dureza, presión y bote.

En sus primeros tiempos, el tenis fue un deporte elitista sólo practicado por las clases altas en clubes privados, en contraposición al fútbol, practicado sobre todo por las clases menos pudientes. El británico William Renshaw, el primer gran tenista de la historia, contribuyó a popularizarlo y hacerlo más espectacular en la década de 1880 mediante la introducción de la volea, un tipo de golpe que dio mayor dinamismo al juego y que fue posible gracias a la reducción de la altura de la red en 1882.
En 1877 se realizó por primera vez el importante torneo de Wimbledon: el All England Croquet and Lawn-Tennis Club lo organizó. La Copa Davis surgió en el año de 1900, y en 1912 se creó la Federación Internacional de Tenis (ITF).


EN CHILE


En Chile, las primeras canchas de tenis surgen en Valparaíso, durante la década de 1880. En la última década del siglo XIX aparecen los primeros clubes, también en la zona de Valparaíso y Viña del Mar. Junto con el cambio de siglo, aparecen los primeros clubes y canchas en Santiago. En 1920 se funda la Asociación de Lawn Tennis de Chile, actual Federación de Tenis de Chile. El equipo nacional de Copa Davis debuta en 1924, con una derrota de 4-1 frente a España. En 1927 Chile se afilia a la Federación Internacional de Tenis.

En 1935 Anita Lizana viaja a competir a Europa, obteniendo resultados notables, y siendo considerada entre las cinco mejores tenistas del mundo. En 1937 corona una serie de buenos resultados con la victoria en Forest Hills, en el que luego fue considerado el Abierto de Estados Unidos. Se casó con un noble escocés y vivió en Gran Bretaña hasta su muerte, en 1994.

La siguiente gran gesta nacional ocurre en 1957. Luis Ayala, que ya había ganado dobles mixtos en Roland Garrós el año anterior, llega a la final en el mismo torneo francés y obtiene cuartos de final en el US Open. En 1958 repite la final, y ganó el Abierto de Roma en 1959. En 1960 repite final en Roland Garrós, pero no logra ganar el torneo. Tras ser considerado quinto en el mundo, se retira en 1966.

En los años '70 y '80 hubo una excelente generación de jugadores. Patricio Rodríguez, Jaime Fillol y Patricio Cornejo, y luego Hans Gildemeister, Pedro Rebolledo y Ricardo Acuña estuvieron entre los mejores del mundo, y en 1976 llevaron a Chile a la final de Copa Davis, donde perdieron 1-4 con Italia en Santiago. Fillol, además, tiene participación destacada en la creación de la ATP en 1974.

Fueron buenos años, donde Gildemeister llegó a ser 12º en singles y 1º en dobles, y otros como Fillol (13º), Cornejo (28º), Rebolledo (30º) y Acuña (55º) tuvieron buenas actuaciones. Sin embargo, la generación de reemplazo no tuvo tantos éxitos, y hubo que esperar a 1994 para ver la explosión de Marcelo Ríos en el tour profesional. Llegó casi al lugar 100º en su primer año como profesional, y estuvo cerca del top ten en el segundo, para llegar finalmente al número uno en 1998.

Aún muchos recuerdan esta jugada...


video

Luego aparecieron las figuras de Nicolás Massú (que llegó al 8º) y Fernando González (al 5º). Tras la conquista del título mundial por equipos en 2003 y 2004, y las medallas de oro en los Juegos Olímpicos Atenas 2004, González y Massú cumplieron otro sueño nacional al llevar a Chile de regreso al Grupo Mundial de Copa Davis. En 2006 alcanzaron los cuartos de final, cayendo con Estados Unidos, e igualando la mejor actuación nacional tras la final de 1976


http://www.federaciondetenisdechile.cl/historia.asp?ai_id=1